FRÍO DE VERANO

Las tradiciones son parte de lo que nos define culturalmente.  Algo tan delicioso como irse a comer un Churchill al puerto es una de las costumbre que todos los ticos hemos o deberíamos disfrutar. Esta  experiencia no es solo comerse un copo, es el paseo,  el antojo, sus paisajes y los recuerdos.  Es lo que inspira a crear esta colección.

Es una colección de ciudad inspirada en esa esencia tropical, juguetona y fresca. Frío de Verano nos transporta a ese momento donde los recuerdos se hacen parte del presente. En esta colección, el invierno y el verano se unen para darnos lo mejor de cada uno.

Fotos por: Tatiana Marín